El Raval, cuna de la rumba catalana

El barrio del Raval vio nacer la rumba catalana en los años cincuenta. Casi setenta años más tarde, dos medianeras de la calle de la Cera lucirán esculturas en homenaje a este género musical, gracias a un proceso participativo realizado con la comunidad gitana del barrio.

La calle de la Cera está considerado el lugar donde nació la rumba catalana. La propuesta artística y estética que se plantea, que decorará las paredes medianeras de los números 6 y 57, ilustrará y recreará la memoria de este emplazamiento. La concejala del Distrito de Ciutat Vella, Gala Pin, explicó que, inicialmente, se llevó a cabo un proceso participativo con los vecinos y las vecinas de la calle para cambiarlo hay unos contenedores situados en una esquina pequeña, ya partir de ahí "fueron los mismos vecinos quienes reclamaron poder hacer un trabajo en torno a la memoria histórica de la calle".

El inicio de un trabajo comunitario

Con el diseño y la instalación de las medianeras se pone en marcha también un trabajo comunitario con diferentes entidades del barrio que, impulsado por el programa Cultura Viva del Instituto de Cultura de Barcelona (ICUB) y conducido por la cooperativa LaFundició, propone al barrio la recuperación de la rumba catalana a la vida cotidiana del Raval.

La rumba, un fenómeno ascendente

El encargado de recoger la demanda de la comunidad originaria del barrio y plasmarla en una escultura que refleje el espíritu de la historia de la rumba catalana, ha sido el artista Luís Zafrilla. La obra consiste en un discurso narrativo ascendente, dividida en dos partes, una para cada medianera, que forman una unidad única.

La primera, situada en el número 57 de la calle de la Cera, se centra en la época en que este género nació y muestra las imágenes de personajes míticos como el Orejas, el Chacho, Ramonet o Peret, así como fragmentos de canciones, guitarristas, bailarinas y palmeros que se cruzan para dar sentido a la historia de la rumba.

En el número 6 de la misma calle está la gran huella y el legado que la rumba catalana ha dejado en el panorama musical, desde los ochenta hasta nuestros días, que ha impulsado la creación de nuevos ritmos gracias al mestizaje y la mezcla de estilos .

Más aislamiento

Con la finalización de la obra, que está prevista para enero de 2018, se mejorarán también las condiciones de ambos edificios y se instalará aislamiento térmico. Se destinarán 105.000 euros para el desarrollo del proyecto.